La meta de alcanzar el derecho a una enseñanza de calidad en forma universal para cada menor constituye un desafío crucial para La Fundación Española de Estudios Sociales, ya que la educación tiene implicaciones directas en la posibilidad de ejercer otros derechos y, además, imprime sus efectos en la pobreza y en la meta de alcanzar un desarrollo con justicia social.